JOSÉ LUIS LABAD MARTÍNEZ
JOSÉ LUIS LABAD MARTÍNEZ

UNO DE TANTOS

(Cuándo nos tiemblan las manos y nos sentimos impotentes al ver el futuro que nos espera)

 

 

Soy un ciudadano medio, exactamente de Madrid, es más, de un barrio obrero de la zona sur llamado Orcasitas. Soy uno de tantos, uno de esos que no resaltamos en ningún sitio, que cumplimos con nuestras obligaciones como el que más, que mantenemos a flote este país que para muchos es una mierda, pero que yo creo que no es así; vivimos en donde nos ha tocado vivir, pero podemos abandonarlo cuando queramos, aunque yo no lo haría jamás, tal vez por ser uno de esos individuos de los que no nos enseñaron idiomas para amordazarnos la libertad de conocer mundo y poder cambiar el nuestro. Pero en fin, estoy muy bien junto a los míos, aunque a veces no entienda lo que quieren como me pasa en estos momentos.

 

Soy una persona muy familiar y amigo de mis amigos, sean de derechas, del centro o de izquierdas, nacionalistas o constitucionalistas, marqueses o plebeyos, católicos o ateos y no quiero perder su amistad nunca por cualquiera de estos motivos o por ningún otro. Me encanta compartir con ellos mi vida, charlar y tomarme una cerveza o un café en una terracita al sol del otoño y soy feliz así y si volviera a nacer, seguiría siendo igual. No lo cambiaría por nada.

 

Creo en el respeto y en la libertad sin que esta pueda dañar la libertad de otros, pienso que la justicia emana de nuestra democracia (que a veces no son tan buenas como deseo) pero hay que respetarlas, odio la violencia sea del género que sea y la condeno, estoy al lado de las personas que necesitan mi ayuda y colaboró con asociaciones a tal menester y muchas veces pienso, que la gente opina de mí que soy una buena persona y yo me no me veo así; sobre todo, cuando miro para otro lado cuando veo a un enfermo por la droga y me cruzo de acera o cuando antepongo mis creencias a las de otros sin importarme si mis acciones puedan perjudicarlos o no, o cuando pienso que si los políticos roban habría que darles un escarmiento grande, mientras que un servidor, pide una factura sin IVA para ahorrarme unos euros. Tal vez sea igual pero a menor escala. Hay mil motivos que me hacen imperfecto y a veces rectifico y me enmiendo poniéndome en el lugar de las otras personas, pero esta vez no me encuentro en ningún lado, no puedo empatizarme con nadie, estoy perdido; por una parte, condeno la violencia exacerbada y por otra, veo en el nacionalismo una división preocupante entre familias, amigos y vecinos y no me refiero a los que estamos fuera de Catalunya, me refiero a los que viven allí y no comparten esas ideas. Me asusta que lleguemos a un enfrentamiento fratricida como en el pasado y me entristece. En este momento los salvapatrias suelen salir a flote con estandartes que nos incitan al odio y la locura y eso amigos y amigas, me da pavor, me hace estremecer. ¡No quiero banderas de colores, ni buitres que pendan de ellas, las quiero blancas de paz con una paloma en medio!

 

Sería capaz de consentir que hasta España cambiara su nombre por solucionarlo y que se llamara Catalunya o País Vasco, o Andalucía, o Galicia, o Castilla o lo que sea, me es indiferente con tal de parar esta ola de situaciones desagradables, molestas y eminentemente peligrosas. Sería capaz de ir a votar y decir que sí, si con ello, cesaran las confrontaciones, aunque con ello partiera mi corazón en dos, sería capaz de cambiar la Constitución para que la paz volviera a reinar y la concordia regará nuestros parques y jardines, me sentiría feliz con mis amigos de todas las ciudades y pueblos de este Estado o como queramos llamarle, pero no puedo hacerlo, se escapa de mis pretensiones; pero lo que sí puedo, es expresarme en este momento y decir lo que pienso y eso hace años, no lo podía a hacer y me vuelve a entristecer ver la televisión y oír la radio escuchando a todos esos que no piensan en las personas que como yo, solo quieren vivir en paz, sin banderas, sin creencias y sin devaneos políticos que nos dejen ver los fantasmas que nos aterrorizan y nos hacen pensar en nuestros hijos y en nuestros nietos con preocupación. Mísero futuro pensamos dejarles si seguimos por este camino.

 

Me importa un bledo la independencia, el centralismo, los políticos corruptos que nos llevan a estas situaciones de una forma u otra por sus propios intereses, los que enarbolan banderas sin pensar en las consecuencias, los que insultan, agreden o degradan al ser humano, me importa muy poco esas personas y lo que único que me importa, es no perder vuestra amistad y seguir disfrutando con vosotros todos los días que me queden por vivir seas de donde seas, catalán, madrileño, aragonés, vasco, asturiano, cántabro, navarro, riojano, valenciano, andaluz, gallego, murciano, canario, balear, extremeño o castellano de las dos Castillas. Soy ciudadano de todas y me enorgullezco con nuestras distintas culturas, nuestros ricos idiomas y nuestras diversas y arraigadas costumbres y no me importa cómo se llamen, ni en dónde estén, pues todas y cada una de ellas, son parte del ser humano que soy.

 

No creo que esta declaración pueda molestar a nadie y pido perdón si encontráis algo que así sea, pero no es esa mi intención, mi intención… solo era pensar en voz alta como toda esa mayoría de personas, que como yo, solo deseamos ser felices, tener trabajo, estar en paz y ver crecer a nuestros hijos con una sonrisa en la cara y una esperanza de futuro. Sed felices y regresemos a casa con la sensación de que todos hemos ganado y que hemos dado un paso más por el futuro que todos queremos para nuestros descendientes, sean de donde sean. Gracias y perdonad mi atrevimiento.

 

Siempre

José Luis Labad Martínez

Uno más de esos millones de personas  que deseamos vivir en concordia, paz y felicidad.

Escritor y poeta Español designado Embajador de la Paz. El Círculo de Embajadores Universales de la Paz con sede en Ginebra (Suiza) y París (Francia), designan al escritor  José Luis Labad Martínez, como su representante en España.

 

El Círculo de Embajadores Universales de la Paz con sede en Ginebra-Suiza y Paris-Francia, me ha designado como Embajador Universal de la Paz en España.

 

¿Increíble verdad? Pues el martes, 17 de enero de 2017 a las 10:21, recibí la grata noticia del nombramiento, de que el Círculo de Embajadores Universales de la Paz, organismo vinculado a las Naciones Unidas, que tiene representantes en los cuatro Continentes, eligió por unanimidad como Embajador Universal de la Paz en España, a este modesto  escritor  y  poeta en mérito a su actividad con la infancia y la juventud y por su labor poética y literaria a favor de la cultura y la paz mundial.

 

Esa designación fue aprobada, por la Presidenta de esa notable institución de prestigio mundial, Dña. Gabrielle Simond. El referido organismo cuenta en su seno con famosas personalidades de la política y la cultura del Planeta como M. Robert Müller Ancien Secretario General Adjunto de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) Chancelier Honoraire University for Peace ONU, Lama Gangchen, Maurice Bejart, Claude Lelouch, John Hallyday, Carlos Garrido Chalen, Ernesto Kahan, Milagros Hernández Chiliberti, Marcela Vanmak, entre otros.

 

La verdad es que esta nominación ha sido una agradable sorpresa, pero no llego a entender como alguien ha podido tenerme en cuenta para este nombramiento por mi trayectoria a favor de la infancia y la juventud y por mis humildes poemas y escritos. Ha sido un nombramiento que me llena de orgullo y satisfacción por el reconocimiento de mi labor durante tantos años y me siento muy halagado por ello.

 

Mi trabajo con la infancia y la juventud siempre ha sido desinteresado y sin buscar ningún beneficio material para mí o mi familia, aunque para ser sincero, si me ha reportado unos beneficios espirituales sumamente significativos. He sido galardonado con premios tan importantes por mi labor, como son, la sonrisa de un niño o los rostros de gratitud de una familia al prestarles mi ayuda. Con ello, me siento altamente pagado y premiado, pues estos trabajos, son los que te hacen feliz y útil en la sociedad en la que convivimos; ya que, si no disfrutas con ellos, no llegarás a ser dichoso con el trabajo voluntario que realizas y no contagiarás tu alegría a los que te rodean. Mis mejores tesoros son esos instantes, que juntamente con mi familia, mis amigos y mi poesía, me hacen ser, uno de los seres más dichosos de este mundo y si tuviera que volver a nacer y elegir mi futuro, seguro que elegiría el mismo.

 

Pero no sería nada, ni nadie, sin todo lo que me han dado cada uno de los hombres y mujeres que desde 1972 me han acompañado en el barco de la Justicia, la Paz, el Amor, la Libertad y la Amistad, esas personas anónimas que dan su vida cada día por los demás y que son, han sido y serán, esos integrantes de la gran familia de la asociación Halcones de la Amistad, una asociación que es la verdadera merecedora de este premio y de mi eterna gratitud.

 

Gracias al Círculo de Embajadores Universales de la Paz, a su presidenta Dña. Gabrielle Simond y a todas esa personas que han pensado en mí para la nominación de este galardón, y en especial, a María del Carmen Aranda por proponerme como candidato a tan alto honor. Y como no, a los miembros de la asociación Halcones de la Amistad por todo lo que significan para mí y por ser el corazón que nutre mis sentimientos.

 

Gracias de este humilde poeta de barrio.

 

Siempre

José Luis Labad Martínez

 

PENSAMIENTO EN VOZ ALTA
(O como morderse las uñas sin comernos los dedos)

 

Querido y Estimado Señor Ministro de este nuestro país:

 

Soy un ciudadano de a pie, de esos que la política y a los políticos los ve de otra forma distinta que alguno de los mortales que lo llevan en la sangre y se enzarzan en discusiones bizantinas sobre izquierdas, derechas o centros y permítame Sr. Ministro de este nuestro Gobierno que con todos mis respetos, le cuente mí vida que seguramente será como la muchos otros españolitos que hacen garabatos con las letras, la pintura, la música o cualquier otra interpretación de las artes.

 

Hace unos pocos años cuando contaba con 57 años y estaba en lo mejor de mi carrera profesional llevando en activo desde los 17 añitos de edad, unos directivos que no valen para nada, tuvieron la gran idea de invitarme a salir de la empresa por la puerta de atrás, después de más de 23 años de servicio y sacrificios, pero al mes encontré trabajo y como todo en la vida se acaba, la empresa cerró después de un año pasando al paro (terrible experiencia) y terminando de pagar a las arcas de Seguridad Social un año más hasta cumplir los 61 y poder jubilarme ya que no encontré trabajo, no sin un descuento desmesurado de un 24%. Ahora me dedico a escribir, que aunque no me dé ni para los gastos, me enriquece humanamente y he conocido muchos amigos y amigas que son parte de mi vida actual. Pero aquí viene mi sorpresa al enterarme que te quitan la miserable pensión que cobras si uno de tus libros da un “petardazo” y sube como la espuma o si te presentas a un concurso y lo ganas y te dan un pastón, que ya es difícil.

 

Y yo le digo querido y distinguido amigo: ¿cómo hacen ustedes para tener una renta vitalicia y escribir sus memorias cuando se retiran sin que tengan que quitarles su pensión? ¿Pueden vivir con las rentas del libro o con el premio de un certamen literario? Le ruego me diga cómo hacerlo, pues quiero presentarme a un premio literario y por si suena la flauta y le dan el premio a un humilde escritor de barrio como su seguro servidor, que es lo que tiene que hacer:

 

1. ¿No cobrar la pensión y vivir de la venta de los libros que todos los años, entre viajes, comidas y demás menesteres, ni llegan para pagar esos gastos?
2. ¿Cobrar la pensión y declarar las pérdidas por la publicación de los pocos libros que has vendido?
3. ¿Hacer como los que defraudan, evaden capitales, roban sin contemplaciones y engañan a Hacienda que según dicen somos todos y mirar hacia otro lado?
4. ¿No presentarte a ningún premio por si lo ganas, ni publicar un libro por si es un éxito, no cobrar más la pensión y morirte de asco y así nos ahorramos pagar a otro mayor más, lo que tan honradamente se ha ganado en toda su vida?

 

Pues nada señor Ministro, sigamos pensando en cómo ser ministro muchos años, como recaudar indiscriminadamente, como tardar más para que te vea un médico o te operen, como ahorrar a costa de los trabajadores y los jubilados mientras otros gastan sin contemplaciones en dietas y demás chorradas o simplemente no haga nada que la “caga” que es mucho mejor y que conste que no estoy situado políticamente en un lugar o en otro, soy simplemente un ciudadano que piensa que todos los políticos se tienen que preocupar más por las personas, que por sus propios intereses partidistas y económicos.

 

Un saludo y gracias por solucionar esta pequeña reclamación de unos cuantos miles de artistas que son la base de la cultura de esta tierra. ¿O no?...

 

José Luis Labad Martínez (Enero 2016)

DE CÓMO ESCRIBIR UN POEMA

Y NO VOLVERSE MÁS LOCO

DE LO QUE UNO ESTÁ HABITUALMENTE
Por José Luis Labad Martínez

 

Tal vez existan numerosas reglas, métricas o formas variadas en la creación de un poema. Pero para mí humilde opinión, un poema es la mejor forma de expresar lo que se siente. El mejor regalo para decir ¡te amo! El recuerdo para una persona querida que ya no está nuestro lado. La poesía es luz y color, sentimientos y vida. Los versos nos llenan de emociones mientras escribimos. Nos deleitan cuando los oímos en bocas ajenas. Nos hacen vibrar si nos llegan al corazón.
Pero e aquí un muro para no hacerlo, que son nuestros propios miedos. Miedo a no escribir bien. Miedo a no saber de figuras literarias, tropos y demás tecnicismos de nuestra lengua. Miedo a decir en voz alta que eres poeta. Miedo a medirte con los verdaderos maestros de la poesía. Miedo a mostrar lo que escribes. Miedo al fracaso y a la crítica. Miedo, al miedo de que fluyan tus emociones y los demás descubran, que eres un ser sentimental.
Pues bien, lo importante de un poema no es la forma, si no la expresión de tus propias pasiones y si alguna vez te decides a publicar, entonces si hay que buscarla, pero no te atormentes por eso, para mí, y sé, que algún profesional de la poesía pondrá el grito en el cielo, es algo que llega a tu corazón y tienes que soltarlo lo antes posible, para que no te ahogue. Que lo importante es escribir y no como lo hagas. Que infinidad de veces, solo te llenará a ti, pero eso es lo más importante, eso, y que sientas que la poesía es el arma de la libertad y los sentimientos.
Yo empecé a garabatear poemas y hoy, sigo siendo un poeta pésimo, pero soy feliz escribiendo en verso, por eso, te dejo estos modestos consejos si quieres empezar a crear poemas. A mi me valen de mucho y espero que a ti, también. Disfruta y comienza hoy mismo, no lo dejes para mañana.

 

• Cuando te llegue la inspiración, escribe. Aprovecha esos momentos, seguro que serán los mejores para tus composiciones. Pero como decía Pablo Picasso: "Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando." Las musas también cogen vacaciones como dice Joan Manuel Serrat.
• Lleva siempre contigo una pequeña libreta y un bolígrafo. Anota todo lo que veas, lo que sientas. Fotografía esos segundos que pasan a tu lado y que te evocan algo.
• Escribe lo que aprecies en ese momento. Ya llegarás a casa y lo pulirás un poco.
• Deja fluir tus emociones o tus recuerdos. Que tu mente vaya más deprisa que tu mano.
• Piensa, que si quieres hacer un poema alegre, no lo hagas en esos instantes en que estás deprimido o triste, o al contrario. Busca tu estado de ánimo.
• No escribas nada pensando en el lector, ni en que pensaran los demás. Rebusca lo que tienes encerrado en ti y sácalo de tu interior.
• No pongas límite a los párrafos, compón el poema con tantos como te sea necesario para expresar lo que quieres.
• Busca las mejores horas del día, el mejor rincón, la luz que necesitas, la música que te acompañe, tu pluma preferida, el papel que te hace sentir lo que escribes.
• Deja reposar tu trabajo unos minutos y vuelve a leerlo en voz alta, pero con la pasión que le quieras dar. Corrige y vuelve a empezar. Así tatas veces, como creas oportuno. Y si ves que no sale bien, vuelve a retomar el poema en otro momento.
• Enseña a tu familia, amigos o conocidos lo que escribes. Coge ideas. Aprende. Disfruta. Las redes sociales, son un buen medio para colgar tus trabajos y ver las opiniones sobre ellos. También puedes aprender mucho en esas presentaciones de libros de otros autores. habla con ellos y escucha con atención lo que te comenten, ellos también pasaron por lo mismo que tú.
• Lee mucha poesía y aprende de los grandes poetas.
• Aprende y practica las reglas gramaticales de nuestro rico y extenso idioma.
• Regala tus creaciones a los demás y dedica esos poemas con toda tu intensidad.
• Pero lo más importante, es que seas feliz con lo que haces y que pienses, que aquello que escribiste, salió del alma y que eso, lo hace mucho más hermoso y evocador. Y ya sabes el refrán: “De poetas y locos, todos tenemos un poco”

 

Éstas son solo unas sugerencias. Cada uno, tiene que tener sus propias reglas a la hora de escribir y porque no, sus propias manías.
¡Suerte amigos y amigas!

 

Fotografía de la presentación del libro "Besos en los cristales" de Antonio Sorube.

PREMIOS, CONCURSOS...

I PREMIO VIII LITERARIO DE RELATOS, DE LA CADENA SER MADRID SUR (2015)

 

PRIMER PREMIO CONCURSO DE RELATO EN 100 PALABRAS DE LA CADENA SER MADRID SUR - José Luis Labad

Finalista en el XXII Concurso de Fotografía de Cuentos para el andén.

 

Mi fotografía "Escalera a Poniente", ha quedado finalista en el XXII Concurso de Fotografía de Cuentos para el andén de febrero 2014.

 


Escalera a Poniente - José Luis Labad
Revista Cuentos para el andén, nº 24 donde publican mi fotografía finalista.
CUENTOS PARA EL ANDÉN Nº24.pdf
Documento Adobe Acrobat [1.3 MB]
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© José Luis Labad Martínez

Actualidad

Contador de visitas

Todos los derechos de ésta página (fotografías, escritos, pinturas, etc.) son propiedad de José Luis Labad Martínez, no pudiendo ser cedidos, ni copiados, sin el previo consentimiento por escrito del autor, y siempre, citando el origen y la titularidad de los mismos.

Mis redes sociales